reyes-magos

Regalos de reyes

Regalos de reyes

Milagros Socorro

En la Venezuela modesta de siempre había una costumbre entrañable, que consistía en ofrecer “un cariñito” a quienes habían tenido gestos de apoyo y afecto con nosotros en el año que termina. Vecinos amables, amigos solidarios, maestros respetables, médicos dedicados, colegas generosos, en fin, la gente buena, la gente que al cumplir con su deber nos había beneficiado de alguna manera, entraba en nuestra listica de regalos de navidad o de reyes.
Como son muchos los relacionados y los medios para obtener los presentes son, por lo general, escasos, la gente suele hacer sus propios regalos para “tener un detalle” con todos esos amigos. Ha sido tradición, pues, que se entreguen paqueticos con hallacas, panes de jamón, bollos de hallaca, granjería, tortas de navidad y pequeñas piezas de lencería.
Lo importante es que hayan sido confeccionados con primor y tengan la calidad de las cosas bien hechas.
Este año recibí tres regalos de reyes. Me refiero a que estaban impregnados de la nobleza de los reyes.
Marianella Salazar nos trajo una torta negra, macerada con la más dulce y misteriosa cosecha de Oriente. Morena, perfumada, pesada en la lengua, blanda en el paladar, deliciosa con mil sabores y juguetona en las migas huidizas. Hay que estar muy alta en el abolengo de la gracia para regalar semejante golosina salida de sus propias manos.
Fundación Empresas Polar mandó a mi puerta un paquete donde venía un libro: “Navidades en Venezuela – Devociones, tradiciones y recuerdos”. Lo hicieron su personal, con la devoción por el trabajo que los caracteriza. Se trata de un volumen que recoge la más mínima incidencia de la navidad venezolana. Si el planeta desapareciera, y quedara en el espacio un ejemplar de libro, los marcianos reproducirían nuestras fiestas de fin de pascua sin perder pormenor. En el atado venía también un sobre con los trabajos de la excelsa dibujante Mercedes Madriz, quien ha venido documentando la flora y la fauna de nuestro país. En esta ocasión, llegaron ilustraciones de los Psitácidos de Venezuela. Algo sublime. Se precisa una hidalguez auténtica e inconfiscable, así como un compromiso venezolano de ejemplar tenacidad, para elaborar tan finos obsequios.
El tercer regalo es el que Banesco puso en manos de los periodistas. Es un libro, un álbum de foto, una historia sentimental del poeta Rafael Cadenas, con el título de “¿Qué hago yo detrás de estos ojos?”, con la coordinación de Lisbeth Salas y el apoyo de la editorial La clamara escrita, cuyo consejo editorial está integrado por. Javier Aizpurua, Luis Enrique Belmonte, Diómedes Cordero, Carmen Leonor Ferro, Ulises Milla, Anna Monge, Nelson Rivera y Alvaro Sotillo, encargado del diseño. ¡Una pelusa!
Es imposible establecer el género de este libro, porque no existe. No existía. Este libro lo inaugura. Tiene fotografías, poemas, cartas manuscritas, versos, anotaciones… Mucha verdad. Y un tren de delicadeza. Lo que se llama un regalo de reyes.
Estos regalos son como la obra de teatro que, en 1601, encargaron unos abogados londinenses a Shakespeare para ser representada ante la reina Isabel I. La pieza, una comedia en cinco actos, se llamó Noche de Reyes. Fue un regalo para una cabeza coronad, pero cada vez que se pone en escena queda demostrado que el rey era Shakespeare.

Código Venezuela, 6 – 01 – 2011

2 comentarios en “Regalos de reyes

  1. ¡Buenísimo! Esa gente hace las cosas con mucho entusiasmo y cariño

    Por cierto, te invito a mi blog para que leas los comentarios que hice de la película TAITA BOVES y en la página siguente -historias antiguas- la entrada que hice acerca de la película HERMANO por favor no dejes de leerla.
    Ahhh…y en la sección Venezuela tengo una entrada acerca de los Periodistas en su aniversario y la libertad de expresión donde te cito, pasa por allá en lo que puedas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *