20130310_NACI1_9_1_F1

La hora del sentimiento

MILAGROS SOCORRO. Mis compatriotas de todas las tendencias han decidido que esta sea la hora de la subjetividad. Todos defienden el derecho a estar tristes, confundidos e incluso aliviados (mientras no se exteriorice). Algunos han optado por dar sabana a una franca estulticia, porque, como es la ocasión de conectar con el sentimiento dándole un rodeo a la reflexión, no hay freno que reprima la estampida de tonterías.

Me montaré a ese carro. Comienzo con una declaración personal para dejar muy claro dónde me emplazo, desde dónde percibo los hechos: considero que el carisma es algo que está en los ojos del seducido y no de la figura de la que emana el encantamiento. Pues bien, nunca, en ninguna circunstancia percibí ningún atractivo en la figura de Chávez, jamás experimenté la sensación de estar escuchando una persona inteligente, articulada, sensible ni mucho menos formada. Por el contrario, en todo evento y sin variación tuve la desoladora certeza de que Venezuela había caído en manos de un individuo primitivo, errático, tosco y insondablemente ignorante. Quizá por eso mi divergencia con su conducta y discurso no fue de carácter ideológico, puesto que todas las tendencias pueden entenderse si se expresan en el campo común de la responsabilidad y el sentido del decoro, sino porque siempre pensé que Chávez era una entidad nebulosa en la que cada sector veía la concreción de sus fantasías. Y que cuando él mismo advirtió que un fenómeno tan inexplicable podía ocurrir, dio rienda suelta a sus inclinaciones, que desafortunadamente se orientaban al exceso, la contradicción, el autoritarismo, así como a un pacto endeble con la realidad y ya no digamos con la legalidad.

Nunca me resultó hipnótico. No me explicó el mundo ni me reveló una arista insospechada de su funcionamiento. Tampoco me atizó ninguna malquerencia ni logró convencerme de la conveniencia de una justicia fuera de la Justicia, o de que la expropiación, el arrebatarle a otro lo que hubiera construido con su esfuerzo o el de sus mayores, fuera algo distinto al crimen. Ni por un instante me hizo titubear en mi convicción de que Fidel Castro es un sátrapa que ha destrozado a Cuba; y que los irregulares colombianos, la ETA y los narcotraficantes con disfraz de redentores son otra cosa que delincuentes. Ni una sola vez, en esta eternidad de 14 años con su ubicuidad y brutal verborrea, consideré que tal o cual salida fuera ingeniosa o digna de celebración. No hubo una sola oportunidad en que me sintiera vengada o remotamente acorde con sus insultos a cualquier persona, lo que no excluye las vapuleadas por televisión a sus propios colaboradores de cuyo proceder y actitud deploro.

Desde mi perspectiva, Chávez deja los problemas que teníamos a su llegada, más otros muy pesados con los que el país habrá de lidiar por varias generaciones. No haré el inventario. Todo el mundo sabe cuáles son. Baste decir que a las pocas horas de anunciarse su deceso, el ministro de la Defensa compareció ante el país para amenazar a la mitad opositora con las armas de la república y un lenguaje tabernario que la cubre de vergüenza. Eso no se explica sin el paso de Hugo Chávez.

Como no soy candidata a ningún cargo de elección popular y tengo una profunda aversión a la condescendencia, no desbarraré hacia la adulación a las masas.

Precisamente por respeto a mis compatriotas, no respondo a la tentación de dorarle la píldora y tratarlos como menores de edad, incapaces de captar la real dimensión del desastre que Chávez nos ha legado.

Los cambios fundamentales en la vida de cada individuo requieren rituales que funcionen como bisagras: es necesario cerrar los ciclos, llorar las pérdidas, celebrar los logros, darle la llave de la casa al adolescente que ha dejado de ser niño y necesita un hito que demarque el tránsito, refundir en la última gaveta las cartas del amante fugitivo.

La era de Chávez es una sucesión de desastres. Dicen que se preocupó por los pobres, pero no se sabe de algún porcentaje, aunque mínimo, que haya salido de esa condición para engrosar la clase media.

Sin embargo, muchos lloran. Y sus lágrimas, con las excepciones escandalosamente evidentes, son genuinas. Tengo para mí que esas lágrimas son provocadas por el dolor del crecimiento. No nos quedará más remedio que madurar y ponernos al frente de nuestro destino. Sin coartadas.

Sin un polo magnético que concentre todas las decisiones y todas las culpas.

Nos hemos quedado solos en un paisaje humeante y sin un tutor a quien cargar con nuestros deberes. Qué duro es ser adulto.

EL NACIONAL |@CodigoVenezuela

14 comentarios en “La hora del sentimiento

  1. Milagros, lo dijiste en Globovisión el día de hoy y debo admitir que tu espontaneidad y tu lenguaje tan nutrido hicieron que me cautivaras. He leído el artículo y concuerdo totalmente contigo, este Gobierno ha hecho que retrocedamos y el mayor problema que ha dejado ha sido ignorancia que reina en este país. Es difícill tener fé pero como comentaste el país no va a acabar, debemos seguir en pie de lucha y tratar de sacarlo adelante, es lo único que está dentro de nuestro alcance individual. Mis respetos y admiración hacia ti.

  2. Sra. Milagros muy acertadas sus posturas, muchos nos identificamos con ella, pero hay algo que le hace falta, mi intelecto modestia aparte lo entiende, pero aquellos hipnotizados, que le fueron vendidas esas ilusiones e esperanzas debe llegarseles con un lenguaje mas directo y preciso en lo coloquial imitando al otrora seductor de pobres, mesías de los desposeídos, yo se que muchos al igual que usted lo han intentado pero debemos tocar esas fibras en dos sentidos el de decirles que ese señor tenia razón en lo que exponía pero que ese no era el modo de lograrlo, despojándoles a unos como el robin hood para a lo ,malandro concedérselo a los pobres, que se acuerden de que el planteamiento inicial de mejorar la calidad de vida de todos no era ganando indulgencia con escapulario ajeno, sino produciendo y construyendo como cuando lo de plan Bolívar 2000 lo proponia, acabar con la corrupción, con la especulación, con la viveza criolla, adecentando las funciones de los funcionarios públicos, desarrollando las capacidades y vocaciones profesionales de cuanto ciudadano saliera de las universidades, de los tecnológicos para incorporarlos a la productividad de las empresa ya establecidas y de las nuevas industrias por establecerse (cosa que solo nos consta ver practicar solo el sector privado). De modo que si necesitamos un pueblo que así sea a punta de golpes aprenda, pero la jugada magistral del encantador de serpientes sabemos que ha estado en el ingreso desbordante del petroleo con un barril a mas de 100 dolares lo que le a permitido jugar con ello a la vez de implementar favores sociales aunque esos dineros se esfumen en el tiempo su logro habra sido engatusarle a ese pueblo falto de malicia para su provecho y el de aquellos que se restreguen en su hombro. Por ejemplo algo con lo que despotrican del pasado del porque no hacían (cuando es evidente si hicieron obras en la cuarta)obras disque porque se embolsillaban el dinero, (corrupción) cuando hacen pasar por desapercibido que el precio del petroleo estaba en algo así como 7 dolares cuando mucho el barril siendo que estos eran precios mundiales e internacionales ellos quieren hacer ver que de 7 dolares un barril era porque asi lo reflejaban y que el barril era mas caro y el resto se lo embolsillaban o el hecho del supuesto de que era que le vendian a ese precio (regalado) al imperio del norte, por Dios ese era el precio internacional pero ellos le confunden el análisis al pueblo, creo me entiende mi planteamiento espero usted con sus conocimientos muchos mas avanzados que los míos, asesore a la oposición donde se deben corregir heridas infringidas por este desinformante gobierno para justificar lo que se le cuestiona a la cuarta sin que hasta ahora yo conozca de alguien que defienda esos supuestos escenarios en lo que las generaciones del pasado las dejan mal sentadas, sacandole un provecho comunicacional donde el que calla otorga, a favor en este caso del oficialismo.

  3. me gusto mucho el articulo gracias por esa exposición tan precisa de lo ocurrido en venezuela con el sr. hugo chavez , no soy un estudioso del idioma pero veo que esta muy bien escrito , es un verdadero gusto leer sus articulos .

  4. Que bueno que también ví el programa y así supe de esta opción para poder leer tan imperdible como valiente expresión de mis más hondos sentimientos. Tampoco tengo un Plan B pero menos aún optimismo para soñar con una salida decorosa para este ex país que no sea la del aeropuerto internacional de Maiquetía. En 14 años sólo se sembró resentimiento, oportunismo, egoísmo, envidia, facilismo, terror, mentiras, mediocridad, deshonor, vergüenza, corrupción, ignorancia. No creo que haya posibilidad alguna de revertir el daño que expresiones como: “Si mis hijos estuviesen pasando hambre, yo salgo de noche por ahí, a ver qué consigo” que regó nuestra patria con la sangre de decenas de miles de víctimas de la más abyecta criminalidad. Pero la felicito y ahora entiendo por qué se mencionó con toda propiedad, su nombre entre las figuras presidenciables, cuando todavía estábamos a tiempo de salvar algo.

  5. Es la primera vez que leo un articulo suyo,excelente por demás,absolutamente de acuerdo en todos los tópicos que toca, a partir de ahora estaré pendiente, ¡Felicitaciones por su valentía y claridad! “Al pan pan y al vino vino”

  6. Ví y oí ayer sus comentarios en Globovisión.De acuerdo con usted.Le relato que soy un Profesional Jubilado y cuando estaba activo fuí testigo de como una Sra muy humilde y muy mayor ,camarera, le recriminaba a una joven compañera,el seguir en ése oficio para siempre.Le decía:pues no¡,debe estudiar algo y prepararse para mejorar, no quedarse como yo que no estudié. La sabiduria y consejos que daba,me agradó. Uno de los mayores daños de HCHF,es intentar que los que él llamaba “pueblo”,solo dependiera del Gobierno,sin exigir,sin responsabilidades ni derechos,ni aspiraciones.Gracias.

  7. Excelente articulo Sra Milagros,totalmente acertada su opinion y es toda la verdad del difunto. No entiendo como se habla de bondades en un personaje que destruyo a un pais.
    Saludos y sigamos adelante que nuestra nacion debe estar en manos de personas que deseen el progreso, el bien al projimo y capaces mentalmente para salir adelante.

  8. Muy buen artículo. Soy una detractora consistente de Chávez, lo he sido desde que lo ví por vez primera aquel nefasto 4 de febrero de 1992. Sin embargo, discrepo en cuanto a su percepción de Chávez como personaje. Creo que sí fue un hombre inteligente y, además, muy bien enfocado hacia el logro de sus objetivos, así como también, muy poco escrupuloso en cuanto a cómo alcanzarlos. No me cabe duda de que tenía carisma y no creo que esta característica sea algo que está en los ojos de quien cae en el encantamiento y no en quien encarna al encantador. El carisma existe, es un don que poseen pocas personas, y Chávez lo tenía, pero lo utilizó de manera perversa junto al poder que le dió ser el presidente de la nación y el resultado es el que tenemos: un país dividido y arruinado. Para desgracia de todos, de sus adoradores y de sus opositores.

  9. Si es bravo ser adulto,y cuando los sentimientos son muchos mas bravo todavia,veamos como le hacemos para salir bien de esto y que los sentimientos sean los mejores para la ocasion .

  10. yo tampoco admiro a chavez.
    Sin embargo sería mezquino de mi parte, negarle el “merito” de haberse impuesto eficientemente, aun contra nuestra voluntad.
    Que hubiese pasado si no hubiera muerto?
    En cual limbo estariamos entonces?
    Pienso que chavez no era indescifrable, de lo que si estoy convencido es que “nosotros”, jamas intentamos descifrarlo.
    Sin sarcasmos, pienso que atinó en convocar a la OPEP para motorizar el aumento del precio del petroleo, su oscuro fin lo desenmascaró al final y podria pensar que esa fue una de las tantas encrucijadas que transitó.
    La idea de que cada Venezolano tubiese un hogar digno, no creo que sea una idea desestimable, solo que la desvirtuó con su ambicion de eternizarse al estilo fideliano.
    Por otro lado, las personas a quienes sedujo a quienes hipnotizó, son variopintas! No todos son incultos o irresponsables o vividores, lo cual me parece igualmente mezquino no reconocer.
    No quisimos descifrarlo y era menester para vencerlo en buena y contundente lid.
    Tanto que no pudimos hacer efectiva nuestras buenas veces…
    Saludos cordiales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *