chi

El cine según… Juan Carlos Chirinos

Milagros Socorro.-Juan Carlos Chirinos es escritor venezolano, residenciado desde 1997 en España. Ha publicado: Leerse los gatos (1997), Homero haciendo zapping (2003), Los sordos trilingües (2011), El niño malo cuenta hasta cien y se retira (2004), Nochebosque (2011), Gemelas (2013);– y las biografías La reina de los cuatro nombres: Olimpia, madre de Alejandro Magno (2005), Miranda, el nómada sentimental (2006), Alejandro Magno, el vivo anhelo de conocer (2004) y Albert Einstein, cartas probables para Hann (2004). Colabora regularmente con diarios y revistas en Venezuela y España. Sus relatos ha sido incluidos en numerosas antologías publicadas en Venezuela, España, Estados Unidos, Francia, Canadá, Cuba y Argelia. Es profesor de creación literaria en Madrid, donde reside.

–¿Qué estrella de cine persiste en su admiración desde su infancia?

–Tres: Shirley Temple, Marisol y Melissa Gilbert. Explicación: amor, amor y amor.

–¿Qué clásico del cine tiene ganada una reputación injusta?

–Las películas de Hitchcock. No las soporto por casposas. Son más viejunas que la tos.

–¿Cuál es la película que ha visto el mayor número de veces?

–“Amadeus”. ¿La habré visto 30 ó 40 veces? ¡Forgive me, Mozart!

–¿Cuál es el mal actor (o mala actriz) cuyas interpretaciones usted, sin embargo, disfruta?

–Eddie Murphy. Es malamente gracioso. Y últimamente, la actriz Kerry Washington, que hace de Olivia Pope en “Scandal”: es la peor actriz del planeta, impostada, inespontánea, ridícula: pero me engancho. Y muchas actrices de telenovelas son tan malas, que dan risa y uno se entretiene.

–¿Cuál fue la última película cuya proyección abandonó antes de finalizar?

–Quise salirme de “Up”, película racista y etnocéntrica como ella sola. Pero ya no me salgo del cine porque casi nunca voy; veo las películas en mi casa: y, cuando me aburro, las adelanto para ver el final o las apago. Con la última que hice eso (apagarla) fue con un aburrimiento que se ha celebrad mucho: “La gran belleza”. Es cursi, afectada y para dormir ovejas.

–¿Qué es lo que en verdad no soporta en una película?

–En las de acción: El típico personaje torpe que retrasa a todo el mundo. Merece morir en la primera escena. En las demás: la falta de modestia. Por ejemplo, no soporto las películas “creídas” de Sofía Coppola. Un dineral gastado en memeces.

–¿Cuál es la película con la que más ha llorado?

–“Casablanca”. Cada vez que veo la escena donde cantan la Marsellesa, lloro como la primera vez. No lo puedo evitar.

–¿Cuál es la película que más lo ha hecho reír?

–Que recuerde, dos: “Little Miss Sunshine” e “Intouchables”. Todo es perfecto en estas películas. Es decir, inteligente.

–¿Cuál es la peor película que ha visto en su vida?

–Miles. La última peor película de mi vida que he visto ha sido “Le capital”, de Costa-Gavras. Mala no; lo siguiente.

–¿Se ha enamorado alguna vez de un actor o actriz?

–Todos los días. Ahora amo a Ruth Wilson en Luther. Está más loca que Carrie, la de “Homeland”.

–¿Qué parlamento de película suele citar en sus conversaciones?

–«Bienvenido al desierto de lo real», pero interpretándolo como lo hace Žižek.

–¿Quiénes son la actriz y el actor que más admira en la actualidad?

–Benedict Cumberbatch, Robin Wright y María Pujalte. Tres monstruos.

–Cuando se lleve al cine su vida…

–Primero que me paguen mis derechos, que serían incalculables. Después que el director haga lo que quiera.

–¿Qué película está ligada a su vida?

–“Tiburón”. Que yo recuerde, fue la primera película que vi en un autocine. Todavía tiemblo al recordar esa maravillosa noche.

–¿Cuál es la historia que el cine nacional debe filmar cuanto antes?

–Muchas. Pero empezaría por biopics civiles: Andrés Bello, Francisco de Miranda (el vagabundo), Juan Germán Roscio, Simón Rodríguez, Teresa Carreño, Cristóbal Mendoza, Juan Antonio Navarrete, Fermín Toro, Teresa de la Parra, Arturo Michelena, Jacinto Convit, Rómulo Betancourt, Connie Méndez, Rafael Rangel y cientos de etcéteras. Nada de militares exponiendo sus ridículas testosteronas y sus espaditas y sus pistolitas y todas esas ridiculeces propias de imbéciles incapaces de pensar.

–¿Cuál es la única razón por la que usted no es una estrella de cine?

–Nunca se sabe. Nunca se sabe.

@MilagrosSocorro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *