El cine según… Plinio Apuleyo Mendoza

 Milagros Socorro

Escritor y periodista colombiano.

¿Cuál es la película que ha visto mayor número de veces? ¿Por qué?

-Casablanca, el gran drama romántico filmado en 1942 con Humphrey Bogart, en el papel de Rick Blaine, Ingrid Bergman, en el de la bella y dulce Ilse Lund, y Paul Henreid, como su esposo, el héroe de guerra Victor Laszlo. ¿Por qué? Supongo que es una fijación de adolescencia, aparte de que se convirtió en uno de esos clásicos del cine que uno vuelve a encontrar en un cine club o en la televisión.

-¿Qué estrella de cine persiste en su admiración desde su infancia?

-Ingrid Bergman. Sin remedio.

-¿Qué final de película le gustaría reescribir y qué cambios le introduciría?

-El final de una estupenda película española que vi recientemente y que se llama, La lengua de las mariposas, basada en el relato homónimo del periodista y escritor gallego Manuel Rivas. Tendría que narrar la película para explicar el cambio que me hubiese gustado introducir. Digo sólo que todo era excelente hasta el último minuto, cuando el protagonista -un niño, en la época en que estallala Guerra Civil Española- se suma a quienes insultan al maestro de la escuela (interpretado por Fernando Fernán Gómez), un republicano, que era su mejor amigo.

-¿Cuál es la película con la que más ha llorado? ¿Y cuál, la que más lo ha hecho reír?

-Supongo que Romeo y Julieta en una versión muy antigua. Tenía yo cinco años y me pareció horroroso que murieran los dos jóvenes protagonistas de la manera cómo lo relató William Shakespeare. Lloré no de tristeza, sino de susto. Y a mi hermana mayor la regañaron en la casa por llevarme a ver semejantes dramas.  ¿La que me hizo reír más? Cualquiera de Charles Chaplin.

-¿Qué es lo que en verdad no soporta en una película?

-El melodrama barato.

-¿Qué película se parece en algo su propia vida? ¿En qué se parece?

Creo que ninguna película se parece a la vida de uno, pero, a la vez, todas las
buenas siempre constituyen una réplica de algo que uno ha vivido.

-¿Qué papel, de qué película, le gustaría interpretar usted y vivirlo en la realidad?

El filo de la navaja. Era con Tyrone Power y Gene Tierney, actores muy famosos en los años 40. La vi a los 16 años… y creo que me habría gustado vivir e interpretar el papel del personaje. Es un hombre muy bueno que intenta redimir a una bellísima prostituta de París.

-¿Ha parecido usted en una película?

-Nunca, por fortuna. Con la cara que tengo, me habrían puesto de malo… o, para decirlo en venezolano, de malandro.

-¿Qué secuencia, de qué película, es su favorita?

-Seguramente muchas que he olvidado. Pero la más reciente: aquella, en el film británico Billy Elliot, cuando el padre, que es un obrero en ese momento involucrado en un enfrentamiento sindical, encuentra a su hijo, un adolescente de trece años, bailando; y descubre maravillado que lo que él tomaba por afeminamiento era un talento artístico.

-¿Ha escrito alguna vez para el cine?

-Si, creo que he hecho dos guiones para cine y uno para un dramatizado de televisión cuyo título era “Yesterday”. Ninguno se convirtió en realidad, pero no por el guión , que fue  alabado (y pagado) , sino por diversos problemas de producción.

-¿Cuál es la peor película que recuerda haber visto?

-He visto muchas, y suelo salirme a los cinco minutos. Me ocurrió con Gato negro, gato blanco, pero ahí debo cometer una herejía porque los amigos que me la recomendaron sostienen que es muy buena. Creo que no hay nada más pesado que un culebrón alemán. Recuerdo uno en que un hombre maduro le hace propuestas a una muchacha poniéndole la mano en una rodilla y diciéndole (según la traducción titulada):”Quisiera disfrutar contigo de media hora de agradable intimidad”. Ahí cualquiera sale corriendo ¿verdad?