TRB fl-ozzie-guillen-marlins-intro-0928b

El burro con plata

Milagros Socorro El pelotero Oswaldo Guillén (Ocumare del Tuy, 1964) consignó en su cuenta de twitter un comentario acerca de la injusta posposición del ingreso de David Concepción al Salón de la Fama; y atribuyó el desplante al “rasismo”. No contento con la falta de ortografía en la palabra “racismo”, omitió signos de puntuación, olvidó acentos y confundió términos. Así escribió el querido Ozzie: “No creo en rasismo david no esta hay por alguna razon que no sabemos cual es hay que promocionarse mi gente”. Cuando ha debido escribir: “No creo en racismo. David no está ahí por alguna razón que no sabemos cuál es. Hay que promocionarse, mi gente”.

Ante el alud de errores, alguien despachó al atleta calificándolo de burro, intemperancia que, naturalmente, molestó al campo corto de los Medias Blancas de Chicago, quien entonces comenzó a desbarrar en una serie de torpes consideraciones. Molesto por el insulto, Guillén, quien efectivamente merece respeto e incluso afecto por sus logros en la arena deportiva y por el lugar de respeto donde ha puesto el nombre de Venezuela, incurrió en dos graves errores: jactarse de la fortuna que ha amasado con su habilidad, denigrar de quienes tienen oficios menos glamorosos y lucrativos; y restar importancia a la corrección del lenguaje.

Al ser señalado de burro por su desaliño lingüístico, Guillén se apresuró a contestar: “prefiero ser burro con plata que inteligente pelando lo digo por exoeriencia besos a todos”. Y más adelante se preguntó qué hacen quienes quieren corregirlo; aludiendo a que quienes se atreven a ponerse a su altura para enrostrarle su ignorancia, de seguro son gente de menguados recursos y que no se codean con celebridades como Rubén Blades, a quien en la ristra de twitters se refiere como “mi hermano”.

No entraremos a comentar demasiado este punto. El intento de humillar al atrevido recordándole su precariedad económica es evidente. Y muy feo. El propio Guillén está conciente de que el colectivo del que se mofa con la etiqueta de “inteligente pelando” incluye sobre todo a los maestros, cuyo deber es corregir caiga quien caiga. [Dice Guillén (con trascripción ya enmendada): “Apuesto a que esos que corrigen no tienen ni dónde caerse muertos los pobres. Qué lástima los pobres profesores que me siguen”]. Ciertamente, los maestros de Venezuela han sido relegados a los últimos peldaños en la escala social, una tragedia de la que no son culpables. Salta a la vista, pues, que el ataque de Guillén, desde las alturas de su poder y sus cuentas bancarias rebosantes de dólares, a sus connacionales, empobrecidos por la inflación y los infames salarios es…¿poco gallardo? ¿Gesto de soberbia?, más condenable en alguien que sabe lo tremendo que es ser inteligente pelando, puesto que como él mismo apunta, lo dice “por experiencia”.

Pero lo que sí es digno de salirle al paso es la errónea idea de Guillén según la cual solo los maestros de Castellano tienen el deber de acogerse a sus leyes [“Yo escribo como quiera no estoy dando clase de castellano”]. La verdad es que todos los hablantes deben ajustarse a un pacto de uso de la lengua, así como los peloteros están regidos por una intrincada red de estatutos, aún sin ser entrenadores. De lo contrario, el campo sería escenario de un caos.

Guillén, que tanto valora la acumulación de bienes materiales, -y está bien que así sea, puesto que él se ha ganado los suyos sin rasguñar a la Nación-, debería saber que la unidad del Castellano, esto es, el hecho de que siga siendo lengua común para una diversidad de países, es una gran ventaja económica con que contamos los pueblos hispanoparlantes. Es un hecho que vamos hacia un mundo multipolar, lo que supone un paisaje multilingüístico. Para que el español desempeñe el descomunal papel al que está llamado por ser, ya en 2050, una de las cuatro lenguas fundamentales del mundo, debe mantener su estabilidad: si cada quien habla y escribe como le dé la gana, llegará un momento en que será imposible entendernos fuera de nuestros islotes de lengua.

El Guante de oro remata sus mustios twitters diciendo que él representa a los latinos y, con orgullo especial a su país, Venezuela, del que es un ejemplo. Por ser tan cierto esto es que debería hacer un esfuerzo por conducirse apropiadamente en el ámbito público. Y apreciar el hecho de que la ortografía es un factor de cohesión para las lenguas comunes a entornos distintos.

 El Nacional, 15. 01. 2012

 

13 comentarios en “El burro con plata

  1. Evidentemente que Guillén incurrió en el garrafal error de querer descalificar a la persona que lo corrigió diciéndole prácticamente que es un muerto de hambre por no tener los dólares que él posee. Eso significa que de ahora en adelante el dirá haiga en vez de haya, y también íbanos en vez de íbamos, fuéranos en vez de fuéramos. Está bien, el dinero dá para todo, hasta para hablar como nos daría la gana.

  2. Sin menospreciar a nadie, considero que su soberbia es mucho mayor que su humildad. El aprendizaje es un contìnuo proceso, y todos los seres humanos formamos parte de èl precisamente,para intentar entender nuestra forma de vivir y comunicarnos. La lengua es el instrumento mas idòneo para hacerlo y sino reflexionamos sobre su importancia y destruimos su uso,probablemente retrocedamos a la època de las cabernas en la que todo era de todos y no existìan las normas. ¡què difìcil es admitir cuando erramos!

    1. DICES EN TU COMENTRIO “LA LENGUA ES EL INSTRUMENTO MÁS IDÓNEO PARA HACERLO SINO REFLEXIONAMOS” SE TE OLVIDÓ SEPARAR LA PALABRA “SINO” …….SI NO REFLEXIONAMOS………

  3. Muy buena nota, Milagro. Guillen no entiende el problema. Me precupa, sin embargo,el uso de la autopista de la informacion. Alli la gramatica es de ponerlo a temblar a uno,especialmente en la parte tecnica.

  4. Pobre representación venezolana en el campo cultural, seguramente es tan bueno en el beisbol como malo debe haber sido en la escuela.
    Menos mal que la providencia le otorgó un físico que le permitió hacer todos esos dólares de los que pobremente se jacta poseer.
    Me recuerda a otro venezolano, nuestro Presidente.

  5. Es muy fácil para los “eruditos de la gramática española”,opinar,cuestionar,ofender, y hasta discriminar de sus raíces originarias,sobre todo cuando desean congraciarse en tierras ajenas y con arrogante actitud, por demás peyorativa critican los errores o el perfil académico de los demás.Antes de promover comentarios tan desagradables hacia nuestro hermano Oswaldo Guillen, les sugiero que analicen la parábola del Señor que dice: No te fijes en la ramita que esta en el ojo de tu prójimo, sin antes ver la viga que tienes dentro en el tuyo…

  6. Meferz: nadie está promoviendo comentarios desagradables hacia Ozzie y esto no es un tema de erudición. Evidentemente no entendiste el artículo de Milagros y tampoco la reflexión de que es muy fácil para la gente que tiene plata, pero que se equivoca, en denigrar a los que no tienen plata, pero que no están equivocados… Deberías releer el texto y tratar de entender, antes de salir al paso en la defensa de Oswaldo que obviamente se equivocó, no sólo en escribir como lo hizo sino en el acto de patanería que hizo al expresarse en la forma como lo hizo.

  7. Bravo!!! el análisis de la periodista, con un enfoque didáctico y respetuoso que facilita la reflexión y oportuna corrección del uso del lenguaje, por parte del interfecto, quien nada tiene que avergonzarse por cometer tales errores, pues es bien sabido que en el campo de juego su desempeño fue de una excelencia indiscutible, y orgullo de todos en venezuela, siendo para muchos de los que manejan con pulcritud y alteza el lenguaje de suma dificultad cojer un rolincito por muy suavecito que venga…, errar es de humanos rectificar es de sabios, asi que hermano guillén a escribir según las reglas de la gramática y perdona al que te insultó…

  8. Totalmente de acuerdo con la Periodista y también con el comentario de “Ricardo”. Ozzie al igual que con su grandísima capacidad como pelotero, nos deslumbra con su bellísimo corazón y las obras sociales que a través de la Fundación que el económicamente soporta y su esposa Gerencia y que a tantos niñitos con cáncer ayuda; todo esto hace que yo personalmente puedo perdonar su mundialmente reconocida “patanería” y su innegable falta de cultura y de escolaridad; y es verdad, “que pena con ese señor”

  9. claro señalan a guillen de burro y tiene que calarce los insultos de los demas, que democraticos son. sera que nunca han cometido un error. podemos corregir pero con respeto porque si jusgas seras jusgado con la bara que midas seras medido.

  10. El éxito en el deporte no está reñido con los estudios.
    En la vida el dinero es muy importante, nadie puede dudarlo, pero tiene que ir complementado con la instrucción, el aprendizaje, la educación.
    Cuando sobra el dinero parte de él debería ser destinado a un tutor que cubra las fallas. Todavía está a tiempo, en especial teniendo hijos que deben tenerlo como ejemplo.
    Una de las fallas incluye el aprender a ejercitar los valores, como el de la humildad.
    Milagros Socorro es una maestra para decir sin insultos!!! Muy de acuerdo con Ud.en toda su apreciacion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *