_DSC0171

El cine según… Arturo Serrano @serranoart

Milagros Socorro.-  Arturo Serrano es escritor venezolano. Crítico de cine y profesor universitario.

Es autor de Para pensar a Luis Castro Leiva (2002), El sueño de la razón produce cine (2011) y El cine de Quentin Tarantino (2014).

Escribió y dirigió el cortometraje Lección de estética (https://www.youtube.com/watch?v=_sjRnvLqy0E).

–¿Qué estrella de cine persiste en su admiración desde su infancia?

–Anthony Hopkins, Sean Connery, Meryl Streep. La verdad es que explicar estas cosas es complicado, aunque en el caso de estos artistas, pudiese decir que la altísima calidad de sus representaciones los hacen destacar del resto.

–¿Qué clásico del cine tiene ganada una reputación injusta?

–Siempre me ha parecido que los norteamericanos exageran poniendo a Casablanca de primera en casi todas las encuestas que se hacen en ese país. Es sin duda un película buena, pero no tanto como para estar siempre entre las diez mejores de la historia.

–¿Cuál es la película que ha visto el mayor número de veces?

Vértigo, de Alfred Hitchcock. Considero que es una obra maestra en la que se conjuga lo mejor del cine del Studio System de Hollywood y la valentía de un director que se atreve a crear una obra maestra en ese contexto tan industrial que a la vez supera todas esas reglas.

–¿Cuál es el mal actor (o mala actriz) cuyas interpretaciones usted, sin embargo, disfruta?

–Las de Tarantino. Es muy mal actor, pero disfruto mucho el hecho de que él no lo sabe y pareciera pensar que lo está haciendo muy bien. Siempre tiene cara de sentirse muy orgulloso de sus actuaciones.

–¿Cuál fue la última película cuya proyección abandonó antes de finalizar?

–Nunca me he salido de una película.

–¿Qué es lo que en verdad no soporta en una película?

–¡Tantas cosas! Que sea pretenciosa, que las actuaciones sean malas, que todo sea evidente, que expliquen demasiado las cosas, que crean que los espectadores somos tontos y un largo etcétera.

–¿Ha copiado alguna vez un modelo de vestido, un peinado, un gesto o una actitud de algún actor o actriz?

–Durante una época llevaba una gorra Kangol negra al revés, tal como el personaje de Samuel L. Jackson en Jackie Brown.

–¿Cuál es la película con la que más ha llorado?

Estación Central. Estaba recién llegado a Londres, extrañaba mucho a mi familia y entre que Brasil y Venezuela se parecen mucho, y que esta mujer estaba ayudando a ese niño tan hermoso a conseguir a su papá, terminé sollozando en la sala de cine hasta el punto que me tuve que salir. También recuerdo terminar mirando la pared porque me daba demasiada pena todo lo que lloraba el día que vi Forrest Gump.

–¿Cuál es la película que más lo ha hecho reír?

Sleeper, de Woody Allen. La risa es inexplicable, simplemente ocurre. Digamos que Allen sabe tocar las teclas necesarias para hacerme reír a carcajadas y no recuerdo haber reído tanto como cuando vi Sleeper (W. Allen, 1973). También me río mucho cuando veo Bienvenido Mr Marshall (Berlanga, 1953).

–¿Cuál es la peor película que ha visto en su vida?

–¡Tantas y tantas! Por cada película buena he visto como veinte malas. La peor de todas, pues eso depende… supongo que alguna de ciencia ficción de los años 50 o 60. Eran bastante malas, aunque eran de ese tipo de película mala que no puedes dejar de ver.

–¿Se ha enamorado alguna vez de un actor o actriz?

–Siempre. El cine es un medio muy seductor, que cuando quiere que nos enamoremos de alguien y empeña todas sus fuerzas en eso, lo puede lograr efectivamente. ¿Quién no se va a enamorar de Grace Kelly en La ventana indiscreta o de Marcello Mastroiani en La Dolce Vita? Cuenta una historia apócrifa que el primer plano nació del amor que Griffith sentía por una actriz. Su empeño en acercarse a ella terminó traducido en la intimidad que refleja ese plano; y es en los primeros planos de esas estrellas que amamos, donde mejor se ven las razones de ese amor.

–¿Qué parlamento de película suele citar en sus conversaciones?

–Me la paso citando películas y la verdad es que no hay uno en particular. Pudiera mencionar más bien uno que me parece extraordinario. Es de Casablanca. Ugarte le pregunta a Rick: “Rick tú me odias, ¿verdad?”. A lo que Rick responde: “Si pensase en ti, probablemente te odiaría.”

–¿Quiénes son la actriz y el actor que más admira en la actualidad?

–Admiro muchísimo a Isabelle Huppert, sobre todo su interpretación en La pianista (Michael Haeneke, 2001). De los hombres me gusta mucho cómo actúa Edgar Ramírez.

–¿A cuál actor o actriz no le encuentra ningún atractivo… a pesar de que su pareja y/o amigos insisten en que es lo máximo?

–Denzel Washington. Todo el mundo lo ama y considera que es un maravilloso actor. Tal vez sea cierto, pero nunca me ha convencido. Tiene siempre un aire de superioridad que no trago.

–¿Le han propuesto alguna vez que aparezca en una película?

–Mis alumnos se la pasan pidiéndome que aparezca en sus cortometrajes, pero hasta ahí. Me encantaría participar en una película de época para poder disfrazarme.

–¿A qué estrella de cine suelen decirle que se parece?

–Me han dicho un par de veces que me parezco a Phillip Seymour Hoffman.

–Cuando se lleve al cine su vida, ¿qué genero preferiría? ¿quién le gustaría que la dirigiera? ¿qué actor le gustaría que hiciera su papel? ¿qué actores y actrices quisiera que estuvieran en los otros roles? ¿cómo empezaría la película y cuál sería la escena cumbre?

–Género, comedia. Me gustaría que la protagonizase Seth Rogen y que la dirigiese Martin Scorsese; y el reparto pudiera estar compuesto de Anthony Hopkins, Meryl Streep y Kathy Bates. Comenzaría conmigo en un salón de clase y así mismo terminaría.

–¿Qué película está ligada a su vida?

Todo sobre mi madre, porque me marcó. Creo que esa película cambió mi vida. También pudiera mencionar Estación Central, por el impacto emocional que tuvo en mí.

–¿Cuál es la historia que el cine nacional debe filmar cuanto antes?

–La historia que narra el libro de Mirtha Rivero La rebelión de los náufragos. Mientras lo leía me imaginaba si fuese una película de intriga política dirigida por Oliver Stone, sería algo maravilloso. Me imagino algo como Nixon (Oliver Stone, 1995) en la que la separación de la Presidencia fuese la trama central con flashbacks a los momentos más destacados de su vida.

Si bien es aún pronto, también creo que Hugo Chávez se merece su película. El problema es que de tanta adoración de un lado y odio del otro, solo puede salir una película mala, así que para esa mejor esperamos unos años.

–¿Cuál es la única razón por la que usted no es una estrella de cine?

–No hay una, sino muchas. Pero supongo que la más importante es que eso no es lo mío.

@MilagrosSocorro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *